domingo, mayo 11, 2008

Adiós

Adiós taza negra.
Has compartido conmigo lustros enteros.
Has sobrevivido cataclismos sociales, societarios, económicos y maritales.
Has luchado con hidalguía cada mañana de invierno con mis torpes manos.
Has enfrentado con valentía a una niña en crecimiento y su deber ser: el destruir para que el capital puedar volver a producir.
Lo has hecho.
Hasta que ayer, amparada en la oscuridad de mi ausencia, esa alimaña te lanzó al duro sauelo del olvido.
Adiós taza negra.
Yo te vengaré...

4 comments:

MaxD dijo...

Lustros? Creo que ninguna taza me duró ni uno solo. Lástima que no dejó descendencia. Me preguntaba si la alimaña culpable tiene bigotes, cuatro patas, cola y dice "miau".

Euphoria dijo...

Yo sé lo que se siente. Tengo tazas añosas que han sobrevivido varias mudanzas. Hay una en particular que es parte de mi. Como mi raqueta. En ciertos momentos se transforma en una extensión de mi cuerpo.
Disfruté mucho de tus palabras y lamento mucho lo de tu taza.

Marcos dijo...

¿Parte de tu cuerpo? Te imagino con una taza en el lugar en el que debiera estar uno de tus pechos.Espero, no afecte tu vida amorosa. En especial si además tu cuerpo incluye una raqueta de ¿tenis?.

Fernando dijo...

yo le dije hace tiempo adios a mi cintura
la vida es compleja, che