sábado, marzo 14, 2009

Drogas (VI)

Algunos audiófilos han rechazado, en las últimas décadas, el disco compacto, debido a que su rango dinámico es menor que el de sus amados discos de vinilo.
En términos sencillos: suena mas chato, con menos variación entre el sonido mas tenue y el mas intenso.
Unas semanas atrás, mi facultativo advirtió que mi emotividad estaba un poco plana y me cambió los caramelos.
Casi puedo asegurar que el bupropión viene en unos comprimidos violetas que tienen unos diminutos surcos, escondiendo alguna misteriosa melodía. La sensación general es que la realidad ahora me resulta mas poblada de matices y contrastes.
Tiene su lado bueno, pues ahora, atravieso momentos francamente optimistas, pero también tiene su lado oscuro, pues uno se enfrenta a la angustia con una coraza química mas tenue.
Si acaso consiguiera un pequeño artefacto que pudiese girar estos comprimidos y posar sobre sus invisibles surcos una diminuta púa... ¿Qué escucharía?

7 comments:

F. Fabian dijo...

Ah...me encanto...!

F. Fabian dijo...

Y yo voy a revisar mis caramelos, deben estar vencidos..

Euphoria dijo...

Te noto medio depre, puede ser???

Euphoria dijo...

Te noto medio depre, puede ser???

Marcos dijo...

@Euphoria:
No temas. La ciencia dice que soy un depresivo crónico. Pero la ciencia ha dicho cosas y luego, como ciencia que es, ha tenido que corregirse para mejorarse.

MaxD dijo...

Pastillas violetas con surcos musicales... es toda una canción de los Beatles, eso no puede hacer daño a nadie.

MaxD dijo...

Sobre el tema del rango dinámico, siempre me pongo jodido con eso. ¿Estás seguro que los discos de vinilo tienen mayor rango dinámico? Yo había leído que la compresión resultante del uso de la púa, según algunos, produce un sonido más agradable... pero lo del rango dinámico me cuesta creerlo.