martes, mayo 05, 2009

Pequeña decepción

En contra de los consejos de mi compañera, (nota mental: prestarle más atención) enfilé hacia la feria de libro.

Creo que no la visitaba desde que el peso argentino era convertible.

Corriendo el riesgo de caer en ese lugar común que dice que todo tiempo pasado fue mejor, debo decir que mis recuerdos de ediciones anteriores del evento eclipsaron la experiencia de un evento que posee menos expositores que antaño y un catálogo con más apariencias que diversidad.

Luego de deambular un rato y comprar un par de libros que mi hija debía adquirir por obligación escolar, me dirigí al puesto del Grupo Planeta, con la esperanza de conseguir alguno de los libros que me andan eludiendo y sólo había dos títulos del buscado autor que, ley de murphy mediante, ya tenía.

Para completar esta pequeño sinsabor tuve que esquivar una fila e personas que a lo largo de unos cien metros intentaban que un conductor radial les firmara sus ejemplares de un libro de cubierta verde.

Dicen que ese libro es muy bueno. Dicen que tras leerlo, se produce una mejoría muy importante en la actitud del lector frente a la vida. Por ejemplo, uno deja de leer libros de cubierta verde y, esto está garantizado, no pide más autógrafos en ferias a conductores radiales que escriben libros de cubierta verde.

Yo soy un poco incrédulo así que decidí seguir luchando contra el impulso de pedir ese autógrafo sin la  ayuda de la cubierta verde.

Por ahora lo estoy logrando.

4 comments:

MaxD dijo...

Una pena, che! Yo la última vez que fui habrá sido por el 2004, creo, y estaba realmente buena la feria (de hecho fui varios días para recorrerla bien), recuerdo que me gasté un dineral en libros y conseguí lo que de otro modo me resultaba imposible. Ya estaba decidido que me venía a Bariloche y pensaba que si no tenía laburo, al menos tenía lectura. Varios de esos libros todavía me están esperando, algunos ya me los devoré. También había conductores firmando autógrafos, pero no les di bola.

Angie...when will those clouds all disappear dijo...

y quien sería ese conductor radial??? acá en Chile hasta las MODELOS escriben sus libros autobiográficos...una mierda. Pero bueno, a falta de, simpre estarán los clásicos. Viva Lautreamont!

Euphoria dijo...

Tengo ese libro de cubierta verde pero todavía no lo leí.
A la feria del libro no fui, pero he ido alguna vez y también fui a la feria del libro infantil. Con solo pensar en tener que circular a los empujones me saca las ganas de ir. Llegué a la conclusión de que me gusta ir a la librería del barrio, esa medio viejita con paredes altas. Fuimos a la afamada librería de Avenida Santa Fé un fin de semana, aprecié todo su esplendor y su belleza, pero me saturó. La música fuerte e inadecuada para el ambiente, gente apretujándose por todos lados y encima no conseguí lo que buscaba. Me quedo con la tranquilidad de la librería de calle Chacabuco, ahora rebautizada Capitán Aldo Garrido, por el triste suceso ya conocido. Lo único que tengo que soportar en esta librería es el olor a sahumerio...
Intolerante yo???????
Nahhh!

/ar dijo...

valora el hecho de tener una feria a la que ir y en la que podes perderte en la multitud. uno de los rituales anuales que mas se extrania, cuando no se tiene!